GranJaVaga, una vida al margen del capitalismo

Foto y texto | Dani Logar
Publicado en la revista Ecologista en marzo de 2019

• • •

Daniel González Fuentes (Murcia, 1978) vive en Jábaga, un pueblo de Cuenca. Llegó a la serranía en abril de 2012, en plena crisis y en paro, y decidió okupar una granja abandonada propiedad de La Caixa. Desde entonces y hasta el día de hoy, GranJaVaga.

«Es una composición entre una granja, que es donde vivo y donde trabajo, y el pueblo donde estamos, que es Jábaga. Es la combinación de las dos palabras, de granja y de Jábaga, y luego un poco mezclado con la filosofía que se pretende llevar de trabajo y de vida en este espacio». Dani está acostumbrado a los medios de comunicación y a explicar su modo de vida, abiertamente anticapitalista y autogestionado. «El término vaga un poco lo que viene a interpretar, a significar, es una vida lenta, sostenible, respetuosa con el entorno. […] Un espacio rural, agroecológico, y luego, por otro lado, con unos ritmos adecuados al entorno natural y al entorno cultural del mundo rural».

En los siete años de GranJaVaga, Dani ha atravesado dos grandes procesos legales para estabilizar su vida en el marco del sistema capitalista: la negociación con La Caixa para acceder al uso de la tierra y la inscripción en el padrón municipal de Jábaga para establecer su domicilio. El primero quedó saldado con un contrato de cesión de la finca por tres años prorrogable y el segundo contó con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la región a su favor.

La casa de la granja necesitó semanas de albañilería para asegurar la habitabilidad, un trabajo que Dani hizo con algunos «colegas» y que resume el espíritu de GranJaVaga: «La idea del proyecto era esa expropiación a la banca para revertir este espacio hacia el entorno, y hacia la gente y la población que vive en este municipio y en la comarca». Fue en ese primer invierno cuando llegaron las primeras cabras del rebaño a la finca.

1

1. Una placa solar alimenta un motor que extrae agua del pozo

2

2. Otro motor, situado en el cuarto de baño, propulsa el agua para su uso doméstico

El abastecimiento hídrico y eléctrico, junto a la producción de alimentos, constituye la piedra de toque de la autosuficiencia. El pensador Iván Illich ya presagiaba en los años 70 la deriva alienante de la modernidad tecnológica, donde el reajuste entre las herramientas y la autonomía humana bascularía hacia la hipertrofia contraproductiva de las primeras.

Dani conoce y controla el funcionamiento de los suministros de luz y agua de GranJaVaga, y desde un inicio planteó la ganadería como una vía para generar alimentos e ingresos.

3

3. Él conduce las cabras a pastar por las mañanas y ellas regresan solas al anochecer

4

4. Un cultivo de seis placas solares funciona de forma permanente

5

5. La energía solar se almacena en doce baterías estacionarias de dos voltios cada una, y un transformador genera 220 voltios de tensión

6

6. Los fusibles y un medidor de voltaje en tiempo real completan el circuito eléctrico de la vivienda

Dani es historiador y antropólogo, con una especialización en desarrollo y cooperación internacional. Aunque no utiliza su faceta académica para describirse: él es ganadero de cabras. Con la leche, produce yogur, queso y otros derivados lácteos, que vende «directamente a consumidores y consumidoras en grupos de consumo de aquí, de Cuenca, o en el propio pueblo». «Los lunes hago el queso y los martes, el reparto», explica con soltura, mientras destaca la importancia de los canales cortos de comercialización.

7

7. Valoró utilizar una máquina de ordeño, pero desechó la idea por el pequeño tamaño de la explotación y por el alto consumo eléctrico del aparato

8

8. Con el aumento del rebaño y para acelerar el proceso, Dani ha comenzado a construir un ordeñadero de varias plazas que sustituya al actual

GranJaVaga sobrepasa el concepto de granja agropecuaria y su lema está calando en el imaginario popular: «Por la revitalización del mundo rural frente al saqueo de la banca». Las casi tres hectáreas de la finca han acogido charlas, conciertos, reuniones y todo tipo de actividades relacionadas con la soberanía alimentaria, la protección del medio natural y el derecho a la vivienda.

Aunque aparcado desde hace unos años, Dani ha volcado multitud de reflexiones y comunicados en su blog: «Quizá La Caixa se esté planteando abrir una sucursal en la granja, pero yo creo que es pura avaricia. […] Porque no quieren las casas: quieren lo que valen. Dinero». «Necesito una casa, comida y trabajo. ¿La Caixa necesita la granja? Se puede cuestionar la razón jurídica, pero no la razón moral si pretendemos un estado de cosas más igualitario».

9

9. Artistas y grafiteros expanden las ideas de GranJaVaga por sus puertas y paredes

10

10. El pino y la carrasca alimentan la estufa de leña en los días fríos

11

11. Lucho es el perro pastor casi desde el principio, pero no era el único: Dani sospecha que sus otros dos cabrerizos fueron robados

12

12. La olla de cocción para pasteurizar la leche y los moldes agujereados para desuerar el queso fresco

13

13. También produce miel, hortalizas y huevos camperos, mientras que, para el resto de alimentos, hace compras periódicas en el mercado

Trabajar con animales requiere atención constante. Precisamente por ello, Dani ha reducido este año la producción de la granja para poder dedicar más tiempo a Pueblos Vivos Cuenca, «una plataforma que apuesta por una ganadería extensiva, una ganadería sostenible, por contraposición a estos proyectos de ganadería industrial, que están promovidos por grandes empresas». Menciona cárnicas de primera línea como Incarlopsa, El Pozo y Grupo Sanchiz, que generan beneficios millonarios con la instalación de macrogranjas de cerdo en pueblos manchegos. De la misma forma que generan millones de litros de desechos y purines que contaminan el suelo, los acuíferos y el aire. Lo que ha determinado que «muchos vecinos y vecinas de estos municipios se han agrupado para luchar en contra de estos proyectos».

Dani utiliza el teléfono móvil como red WiFi para el portátil, que destapa cada tarde para informarse de lo que ocurre fuera de la serranía y para organizar el activismo rural a través de extensas redes de contactos. GranJaVaga, reconoce, no existiría sin la presión ejercida a La Caixa y a la administración pública por colectivos como la PAH de Cuenca, asociaciones ecologistas o vecinas comprometidas.

14

14. En la reforma de la vivienda, sustituyó la chimenea por la estufa, que genera y retiene más calor, consume menos leña y funciona a modo de horno

15

15. Tras la cena dedica varias horas a leer, primero en el sillón y después en la cama

Cuando llega la noche a GranJaVaga, los animales empiezan a caminar despacio, buscando recodos para parar y dormir. Dani sabe que su vida al margen del sistema, sin cuentas bancarias ni contratos de propiedad, produce vértigo al común de la gente. Y, preguntado por el valor de este modo de vida, destaca justamente el hecho de «gestionar uno mismo el propio trabajo y no depender de estructuras empresariales o públicas».